BASTÓN DE MANDO

Desde el advenimiento de la Democracia, tuve la oportunidad de proponer un diseño argentino como alternativa al clásico Bastón de Mando Presidencial que desde los primeros tiempos políticos argentinos, empuñaba cada uno de nuestros presidentes.
Desde el voto de confianza a ese diseño hecho en plata, con símbolos pensados para que sea realmente democrático:
Plata argentina, como metal noble, dúctil y de nuestro suelo. Emparentado desde su origen con nuestro nombre Argentum.
Una flor bien federal, representando a nuestras provincias, que aunque no sea nuestra flor nacional es la que crece y florece al costado del los miles de kilómetros argentinos: El Cardo.
Una madera incorruptible como el urunday, que además de ser la que viste los cuadros de los campos argentinos, brilla por si sola, no necesita pulidos.
Todo eso vi en la figura de un presidente, mucho más que poder o mando.
En 2015 fue la primera vez luego de más de 30 años, que asistí tristemente a una grieta que nos mostró aún más nuestra inmadurez como pueblo, que en su necesidad de cambio, cambió también este sueño que allá por el 83 compartimos muchos hombres y nombres de la cultura de nuestro pueblo.
Hoy el Bastón es parte de una colección artística. Pero su historia, es la de todos los argentinos.

Juan Carlos Pallarols.