ESTILOGRÁFICAS

Estilográficas, plumas, lapiceras…

Cuando leí “La Sombra del Viento” de Ruiz Zafón, comenzó mi sueño sobre estas plumas, que hoy son para mi un verdadero orgullo.

Muchas historias han quedado en mis recuerdos: cincelados y diseños tan exclusivos como íntimos, del entorno de cada dueño que me entregó el desafío de pensar como dejar en esta pequeña superficie, plasmada parte de su vida y de sus gustos, o de sus sueños. Hay algunas especiales, como esta que les comparto con los rostros de nuestros músicos clásicos. Las posibilidades son infinitas, como lo es la imaginación. Y si pensamos que esta obra guarda la tinta que puede expresar sentimientos, que puede inmortalizar historias, más agradecido me siento.

Juan Carlos Pallarols.